El trabajo fotográfico “Velado” reúne algunas de las cosas que mi padre guardó durante sus años de trabajo en una agencia de publicidad como diseñador gráfico. Todos esos objetos, encontrados tiempo después de que él falleciera, constituyen de alguna manera su presencia y el punto de partida de la narración. Las fotografías tomadas para el proyecto surgen como respuesta a esa presencia y hablan de su ausencia, tal y como yo la vivo.

El fotolibro “Velado” se estructura en dos partes, que pueden leerse de manera individual o conviviendo la una con la otra. Presencia y ausencia construyen un relato alejado del discurso racional, para hablar desde la intuición y la metáfora. En el libro, ambas dialogan ahondando en conceptos tan universales como la pérdida, el recuerdo, el paso del tiempo o la aceptación.

Para la formalización del libro se trabajó en todo momento en la construcción de un libro-objeto que ofreciera la posibilidad de obtener distintas lecturas. Su encuadernación permite su lectura como un único tomo o como dos piezas enfrentadas, una junto a la otra. En la edición de las fotografías se dispusieron imágenes que pudieran aparecer en ambas partes del libro, una vez desplegado, constituyendo un nexo que ofreciera una guía para el lector que quisiera seguir el relato tal y como fue concebido. Obviar esas guías ofrece la posibilidad de realizar una lectura aleatoria, generando así nuevas interpretaciones.

Proyecto finalista del Fiebre Dummy Award 2019, dentro del Fiebre Photobook Festival

Editorial design